Porqué es importante enfrentar a los acosadores en el trabajo.

El Acoso Laboral bajo la mirada del experto Gary Namie. Define las características de los acosadores (bullies) y las víctimas (target) y nos habla de la necesidad de que la víctima enfrente al acosador para preservar la integridad de su salud física y mental.

¿Que es el Acoso Laboral?
Nosotros consideramos el acoso laboral como un comportamiento destructivo que tiene al menos dos características. Existe un desbalance de poder entre el acosador y el target. Digo “target” porque no me gusta la palabra “víctima”. Preferimos no caer en la victimización. Ese es el punto uno. El segundo es que parece haber un efecto negativo en la persona acosada.

¿Y cual es el efecto negativo de este acoso laboral?
Los efectos negativos pueden variar desde la leve frustración, pasando por toda la escala de todo tipo de enfermedades psicosomáticas, enfermedades relacionadas con el estrés y hasta el fallo cardíaco.

¿Es el estrés el principal resultado del acoso?
Yo puse un link de la BBC a mi sitio. Ellos estiman que entre un 30 y 50 por ciento de todos los reclamos relacionados con el estrés en el trabajo son atribuidos al acoso laboral.

Bueno, eso nos trae a otro punto. El acoso laboral, como concepto, es algo relativamente nuevo. ¿Es así?
El primero en escribir sobre este tema fue Heinz Leymann. Empezó publicando artículos en 1984. Es médico y doctor en filosofía. Es una persona de clara orientación académica. Escribe con gran dedicación y tiene el sitio más importante sobre bullying en la web. Allí ha incluído muchos de sus artículos técnicos en tres o cuatro idiomas. Él lo denomina “mobbing”

¿El mobbing implica una cierta conspiración, no es así?
Si, por eso no estoy muy de acuerdo con ese término. Pero en una organización, conspirar implicaría un tipo de acuerdo tácito, tal como el silencio de la compañía – la compañía no responde cuando todos saben que se está produciendo un acoso. Si se le señala a los directivos que se producen actos de acoso y ellos lo ignoran, eso significa una forma de mobbing. A Leymann no le gusta el término “bullying” porque se refiere a la infancia y eso es lo que la mayoría de los americanos piensan en principio.
A nosotros nos gusta el término “bullying” porque connota algo que puede comenzar en la infancia en una pequeña porción de los “bullies” (matones o acosadores). Pero se pierde el punto si uno queda enganchado en el la idea del patio del colegio y piensa que solo un chico puede ser un “bully” (matoncito)

¿Son todos los “bullies” escencialmente iguales?
Nosotros pensamos que hay tres tipos de bullies (acosadores). Puede ser que ayude explicar las diferencias.
El crónico probablemente haya empezado como un chico antisocial y se convirtió en un adulto antisocial. Me refiero a marcadamente antisocial.

El segundo no es un manipulador patológico, pero sí alguien que creció en una cultura de trabajo que es competitiva, con muchos plazos límites, altos ingresos, alta exposición, altos estándares y cuotas de producción, donde todo está intensificado. Estas personas asumirán ese estilo y los encontraremos en oportunidades siendo un poco malhumorados, un poco agresivos y un poco más malos de lo que normalmente serían. Pueden cortar con esto, pero cuando están en el trabajo se convierten en un acosador.
Después está el acosador involuntario que es reversible. El acosador involuntario lo es accidentalmente. Es el que puede ser un poco corto socialmente. Pueden no entender como son percibidos y leídos por la gente. No entienden los signos que ellos mismos emiten. Pueden ser muy estrepitosos o muy mediocres, nunca reconociendo, siempre castigando. Pero cuando se les llama la atención sobre esto, enseguida cortan su actitud. Se disculpan sinceramente.

¿Existe algo en la predisposición del acosador, o hay características en el “target” que disparan la conducta del acosador?
Hay parte de eso, pero las dos cosas contribuyen. Ambos juegan un rol.

Bueno, tu hablaste sobre la existencia de distintos tipos de acosadores. ¿Existen distintos tipos de “targets”?
Ése es el otro lado del espejo. Existen targets resistentes y otros vulnerables. Aquellos targets vulnerables probablemente caerán bajo el acosador oportunista y sufrirán. A los resistentes hace falta un acosador extremo – crónico, patológico, maquinador mentiroso, que los tome con la guardia baja.
El problema en hacer hincapié en los targets – nosotros admitimos que juegan un rol – es tan erróneo como culpar a una víctima de violación diciendo que es algo que la víctima provocó. Es mas como que el target falló en revertir al acoso en el primer acercamiento, cuando el acosador estaba testeando el terreno para ver qué podía lograr y con quién. El signo le llega al acosador con la actitud del otro de: “No me gusta pelear, no me gusta confrontar”. Ese tipo de cortesía, esa amabilidad, es leída por el acosador como una invitación abierta al acoso.

Tú mencionaste “estrés”, ¿pero de qué manera inciden realmente los efectos del acoso sobre las personas?
Bueno, inciden sobre todas las categorías: ansiedad, estrés y depresión. Desde reducción de la inmunidad hasta la infección. Fatiga. Todos estos desde el aspecto físico. Por el lado psicológico además de la ansiedad y la depresión, tenemos el destrozo de la autoestima.
Eso es lo que nos intriga. ¿Cómo puede ser que alguien que de otra manera sería una persona fuerte, pueda creer en las mentiras perpetradas por un acosador? Y esto dura por largo tiempo. Produce una muy prolongada media-vida. Esto puede ser en parte por las características del target, pero eso debe ser contestado por una investigación. Debemos contestar esas preguntas y nadie lo está haciendo. Me asombra que gente fuerte, competente, que ha sido sorprendida por un acosador, quizás por un simple episodio mayor pueda quedar tan traumatizada que los efectos duren aún diez años después.

Cuando dices que perdura diez años después, ¿a qué aspecto te refieres?
En términos de una autoestima dañada. Ellos aún no creen que sean tan buenos como realmente son. Algo de lo que el acosador dijo entró en sus mentes y los carcome.

Entonces, ¿como ayudan ustedes a la gente que es blanco de los acosadores?
Justamente ahora la forma en que mi mujer Ruth lo está haciendo es a través de grupos de apoyo. Lo hace a través del consejo psicológico. Es claramente un camino intensivo para un daño intenso.
Pero lo que estamos lanzando ahora es nuestro workshop “El Trabajo no debería doler”, el cual está diseñado para enseñar a la gente habilidades para protegerse del acoso. Pensamos que no es necesaria la terapia profunda.

Antes dijiste que responsabilizar al target es como culpar a la víctima de una violación, pero si los targets no tienen la culpa de ser acosados, ¿tienen el poder para frenar el acoso en el lugar de trabajo?
Creemos que sí, si es que todavía no existe en él un patrón instalado y una historia. Hay que arrancar de cuajo el primer asomo de acoso cuando el acosador te está probando.
Sabemos por las investigaciones sobre bullies (acosadores) en edad escolar, que los bullies tantean el grupo y prueban su vulnerabilidad. Detectan a la gente vulnerable. Esto se da en el mundo animal, los más poderosos hostigan a los más débiles. Sabemos esto porque el índice de acoso es más alto al comienzo del año escolar – la proporción de gente afectada – que al final del año, lo cual significa que han ubicado a sus víctimas y se han enfocado en ellas.
Tú sabes por experiencia que si te resistes a alguien que intenta herirte y presionarte, ellos reciben el mensaje de que eres alguien con quien no deben entrometerse. Te conviertes en intocable.

¿Como te das cuenta si alguien está tanteando el terreno?
La mayoría de los acosadores cometen actos muy irracionales. Este ejercicio de “puro poder”, que puede estar solo en sus mentes, parece muy irracional a la gente racional. Lo sabes cuando te ocurre.
Tu respuesta determinará si es que ellos continuarán metiéndose contigo, apuntando hacia ti, agudizando su comportamiento y convirtiéndote en servil durante el resto de tu vida laboral compartida, hasta que alguno de los dos se vaya – usualmente el acosado es quien se irá.
Los acosadores pueden venir hacia ti tanto con palabras como con toda una serie de comportamientos no verbales. Pueden aplicar desde gritos y alaridos hasta tareas inaceptables. Si tu sabes la primera vez que te han dado una tarea inaceptable que te están queriendo aplastar y vuelves y confrontas al responsable y dices, “No, esta no es la tarea correcta. Esto no es para lo que estoy capacitado. Esto no es para lo que fui contratado en esta compañía.” Tú también puedes imaginarte otras formas de encarar esto.

Entonces, ¿qué es exactamente lo que ustedes enseñan en su entrenamiento?
Analizamos todo el rango de comportamientos que los acosadores utilizan y después, en forma de entrenamiento, en forma de ensayo donde la gente debe aprender algo desde el principio, les vamos arrojando comportamientos de acoso y dejamos que ellos reaccionen espontáneamente y diagnosticamos si funciona o no. Le pedimos esto al acosador – que es uno del grupo jugando ese papel – y después les vamos sugiriendo modos de responder mejor al ataque.

Entonces ¿es un juego de roles?
Sí. Tienen que aprender desde el principio. En un nivel conciente ellos pueden partir sabiendo que cuando el acosador les venga con este tipo de cosas, ellos van a poder enfrentarlo. Es una tarea muy dura. Está relacionado con superar la timidez. Uno le está pidiendo a esta gente que de buenas a primeras salgan a confrontar, cuando tienen décadas de aprender a ser amables. Bueno, esa amabilidad es un juego en las garras del acosador.
Esto es a nivel interpersonal. Si hay allí un empleado suficientemente sabio y suficientemente avispado, necesita entender que allí hay un rol que él también necesita desempeñar.

¿Cuál es ése rol?
Tú te manejas a nivel interpersonal, pero la empresa exige que te desempeñes dentro del clima de trabajo del lugar, dentro de la cultura del lugar de trabajo.
Actualmente ¿que es lo que las empresas hacen? Promueven a los acosadores. Ellos son usualmente quienes logran mayores metas, son los mejores en autopromocionarse a expensas de otras personas. Son competidores – eso sin lugar a dudas – lo cual resulta altamente valorado. Entonces qué es lo que pasa si pretendemos dar vuelta todo el asunto. Tienen que existir severas sanciones para los acosadores.
Cuando hablo a grupos, le pregunto a la gente qué fue lo que les pasó. Las únicas veces que las compañías han actuado de manera efectiva con los acosadores, es cuando su accionar les ha producido un perjuicio público. Esto es crítico. Los acosadores sobreviven y prosiguen en forma silenciosa. La mayor parte de sus acciones son encubiertas – se dan a puertas cerradas. Si vas a gritar a alguien, estás públicamente denigrándolo y todo eso, pero la mayor parte del tiempo ello es encubierto, aceptado por esos sectores ridículos. De manera que la forma de contrarrestar a un acosador es ponerlo en evidencia y públicamente avergonzarlo. Entonces se achican. Es como descorrer la cortina del genio y encontrar que ahí solo hay una persona pequeñita moviendo las palancas.

¿Lo tomo como que debería venir desde arriba?
Debería venir desde arriba. Inclusive compañías que tienen políticas de tolerancia cero al hostigamiento de cualquier tipo, encuentran muy difícil no promocionar al acosador o despedirlo. Mas bien despedirán a la persona hostigada.

Sin embargo, para la victima del acoso,¿sería una manera efectiva de confrontar al acosador hacerlo públicamente?
Sí. ¿Puedes imaginarte la dificultad en demostrar ese coraje? Ante todo tú quieres tener la confrontación pública. Le decimos a la gente que documente todo, pero siempre existen negativas tras las puertas cerradas. Es siempre su palabra contra la tuya. Donde están los testigos?
Pienso que tiene que haber cero tolerancia. No vamos a tolerarlo más. Debe existir alguna indignación. El problema es que muchos CEO´s son del tipo irritable. Recuerdo haber leído un libro de un CEO; era famoso por inventar cosas como hacer que sus empleados alrededor del mundo ajustaran sus relojes a la hora de Nueva York, para que nunca lo llegaran a despertar para hablar a una hora inapropiada para él. Él avergonzaba y humillaba a un vicepresidente senior y lo obligó a pedir disculpas a otra persona públicamente antes de despedirlo. Logró imponer un acercamiento servil de ven a mí, inclínate ante mí, arrodíllate ante mí. Así que si el acosador es la persona de mas alto rango, no tienes ninguna chance de formar una cultura que vaya a eliminarlo y purificar el lugar.

¿Es en interés del empleador hacer esto?
Es en interés del empleador por un par de razones. Lo haga por un motivo económico y por nada más, dejando de lado razones humanitarias, las cuales deberían ser obvias.
Las razones económicas son el elevamiento del costo de los beneficios del servicio de salud. La gente necesitará sobreutilizar el servicio de salud por los efectos físicos. Las personas literalmente se enferman más por el estrés prolongado. Basta mirar los reclamos por estrés.
Llevado al peor extremo, están los litigios. Como dijimos, muchas de las categorías del acoso, no son consideradas ilegales, pero muchas sí lo son. Por el hostigamiento y el tipo de clases amparadas por la justicia deberán pagarse tasas de justicia, por la defensa y todo lo demás. Todo en lo que reaccionen puede convertirse en titulares de noticias, como los acuerdos previos al juicio y la adjudicación de costas debería asustarlos a muerte. Por supuesto, sabemos que existe una gran mitología sobre este asunto, pero convertirse en noticia apabulla a la empresa.

Hemos hablado sobre las cosas que los empleados y los empleadores pueden hacer para combatir el acoso, pero ¿qué pasa cuando el acoso es institucional como opuesto al individual?
Inclusive en los recortes de personal de las empresas, siempre habrá alguien que tome la decisión de que alguno de los puestos va a ser eliminado porque en realidad no les gusta la persona que lo desempeña. Antes de irse sin pelearla, haciéndole mas fácil la tarea de recorte al jefe, piensa que en algún momento aparecerá algún intercambio con la persona.
Si es solo una carta, entonces tendrás que confrontar a quien escribió la carta. La mayoría recibe el mensaje por parte del jefe que lo odiaba y moría por transmitir el mensaje aprovechando una excusa corporativa. Pero no debes hacerle las cosas fáciles, porque si lo haces, ¿que pasará?
La mayoría de la gente lo interioriza y más tarde tendrá sus dudas. Sus dudas se acrecientan silenciosamente. Ahí es cuando el daño pega. ¿Es algo que hice?... No puedes durar en un trabajo... No eres un buen jugador de equipo... Eres esto y lo otro.

Entonces ¿resulta importante confrontar al acosador aún si el resultado no va a revertir la acción?
Si no lo haces, te va a perjudicar para siempre. Te introduce tus propias dudas. Reemplazarás el trabajo, pero pareciera que la confianza en ti mismo es casi imposible de recuperar. No es imposible, pero te lleva tanto tiempo recuperarla y pierdes demasiados años en ello, ¿y para qué? Puedes entrar en una depresión clínica profunda cuando podrías haber enfrentado a la persona y de esta manera te hubieras sentido mucho mejor sobre el asunto.

¿Hay algunos riesgos de trabajo en confrontar a un acosador si ese acosador es tu propio jefe?
Si el acosador es tu jefe y no puedes apelar a su dignidad humana y no tiene alma – piensa en los tres tipos de acosadores, solo los crónicos no van a tener remordimientos, los otros dos pueden ser apelados – entonces mejor empieza a buscar trabajo al mismo tiempo. Así es el tema, porque podrían llegar a tener una reacción realmente salvaje y negativa.

¿Lo tomo aún cuando podría significar perder el trabajo, es eso preferible a ser acosado?
Absolutamente. ¿Durante cuánto más tiempo deberías aguantarlo?

El Dr. Gary Namie tiene un Ph.D. en Psicología Social de la Universidad de California. Es experto en bullying en el lugar de trabajo, consultor, investigador, autor y defensor. Desarrolló y enseñó el primer curso universitario de Violencia Psicológica en el Trabajo. Con su esposa Ruth fundaron y dirigen la organización nacional de investigación y educación, denominada "The Workplace Bullying & Trauma Institute"

3 comentarios:

varices dijo...

mi marido a sufrido eso en su trabajo y la verdad es que las solcuiones que da la justicia de nuestro pais (argentina) son pocos serias y corres el gran riesgo de perder el trabajo o recibir represalias que podrian ser peores.
muy buen artiuclo de todas maneras
un saludo

Anónimo dijo...

el mobbing es una practica muy comun en conciliacion y arbitraje aqui en mexico df pues tanto yo como una compañera hemos sido victimas del acoso laboral. en mi caso por un dizque compañero de trabajo envidioso me saboteaba mi trabajo,y a mi compañera le retuvieron su pago quincenal ilegalmente sin que le hayan reingresado a nomina. afortunadamente sobrevivi a estos ataques pues lo encare con escritos difundiendo los insultos de los que me hizo objeto, mi compañera sigue trabajando como esclava gratis porque su soberbia e ignorancia le impiden ver que no se puede trabajar sin tener una remuneracion economica.

Anónimo dijo...

Me encantó el artículo, me resulta muy útil porque tengo un jefe acosador, y ha hecho salir a varias personas de mi trabajo a punta de acoso, y veo que yo sigo en la mira,Creo que necesito respaldo sicológico y tristemente cambiar de trabajo por ahora, pues es un tipo realmente enfermo y no me siento capaz ni interesada en semejante desgaste de sostener un enfrentamiento congtra él. nunca cede, hasta aque saca al otro. Y sí me interesa mucho entrenarme para evitar ser un target otra vez.¿Hay algo en Colombia de este tipo de entrenamiento?

Puedes ampliar tu búsqueda
Google
 
google-site-verification: google30bb5cb4dbdf87ef.html